HIGIENE FACIAL

El cuerpo elimina impurezas a través de los poros de la piel que pueden quedar atrapadas causando granos e infecciones si no se tiene una adecuada higiene, por otra parte estamos expuestos a la contaminación ambiental que con ayuda del sudor y la grasa quedan adheridas a la piel provocando la obstrucción de los poros y la poca oxigenación, por lo que es importante mantener un buen aseo y en especial una limpieza facial ya que el rostro es la parte más expuesta de nuestro cuerpo.

La higiene facial es un protocolo destinado a mejorar el aspecto de la piel, donde se tonifica y exfolia eliminando las células muertas de la epidermis, se extraen los comedones o puntos negros, se descongestiona la piel, se repara  y nutre con productos específicos según las necesidades particulares.

En nuestra clínica tenemos una amplia variedad  de estos productos para personalizar los tratamientos faciales acorde al tipo de piel que se nos presente y conseguir el mejor resultado posible en cada sesión, entre ellos:

  • Oro… luminosidad y tersura
  • Cereza… regenerador celular 
  • Caviar… un lujo para una piel más joven, efecto lifting
  • Yogurt… potente reparador y energizante 
  • Cítricos… antioxidante, protector, hidratante 
  • Argán…antiedad, hidratación, vitalidad 
  • Cacao… antiestrés, hidratante y drenante 
  • Té Verde… reducir, tonificar, relajar 
  • África… secreto revitalizador

 Nuestra piel también necesita un cuidado básico como ir al dentista, todos pueden realizarse una higiene facial sin distinción de género, incluso en los jóvenes que están comenzando con acné.

La periodicidad va a depender de la piel de cada persona, ya que en un tratamiento de control de acné es más rigurosa la higiene de la zona y se pueden realizar cada 20 días y es el dermatólogo quién determinará cuantas son necesarias, para la mujer que quiere cuidarse la frecuencia ideal es una sesión al menos cada 30 días.