RADIOFRECUENCIA

Son unas radiaciones electromagnéticas que provocan, con su oscilación simultanea, un movimiento en forma de rotación de las moléculas que genera calor y energía de forma selectiva en la dermis profunda y en las capas subdérmicas, lo que permite luchar contra la flacidez y la celulitis.

Es el equipo de referencia en el rejuvenicimiento facial avanzado y en la remodelación corporal, siendo sus resultados visibles desde la primera sesión.

En el tratamiento facial es conocido como rejuvenecimiento sin cirugía, es la primera técnica no invasiva que tensa la piel. Su objetivo es poner en marcha el mecanismo que frena el envejecimiento cutáneo resultando un efecto semejante en un 70% a un lifting, ya que consigue gradualmente la reestructuración del colágeno profundo, formando fibras nuevas que sustituyen a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, se favorezca la homeostasis y mejora el estado de la piel eliminando de ella las huellas del paso del tiempo.

En corporal esta especialmente indicado para la reafirmación y reducción de las zonas tratadas y permite trabajar la totalidad del cuerpo (senos, abductores, piernas, brazos, glúteos, abdomen, cartucheras).

El número de sesiones necesarias depende del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias de 4 a 6 en facial y de 6 a 10 en tratamientos corporales.

Los efectos secundarios de la radiofrecuencia son:

  • - Transitorios enrojecimientos y edemas tras la sesión.
  • - Pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar (poco frecuente).

El tratamiento con radiofrecuencia está contraindicado en:

  • - Embarazo y lactancia.
  • - Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores o cardioversores.
  • - Cardiopatías graves.
  • - Alteraciones de la coagulación.
  • - Enfermedades del tejido conectivo y neuromuscular.
  • - Cáncer.
  • - Implantes recientes de colágeno.