RADIOFRECUENCIA

Son unas radiaciones electromagnéticas que provocan, con su oscilación simultánea, una fricción molecular que genera calor de forma selectiva en la dermis profunda y en las capas subdérmicas, lo que permite luchar contra la flacidez y la celulitis.

Es el equipo de referencia en el rejuvenicimiento facial avanzado y en la remodelación corporal, siendo sus resultados visibles desde la primera sesión.

En el tratamiento facial es conocido como rejuvenecimiento sin cirugía, es la primera técnica no invasiva que tensa la piel. Su objetivo es poner en marcha el mecanismo que frena el envejecimiento cutáneo resultando un efecto semejante en un 70% a un lifting, ya que ante un aumento de temperatura hay vasodilatación, oxigenación y reparación al generar proteínas de choque térmico que endurecen las fibras de colágeno y hace los tejidos más elásticos eliminando de ella las huellas del paso del tiempo. El número de sesiones necesarias son 6 con una frecuencia semanal.

En corporal está especialmente indicado para la reafirmación, celulitis y reducción de las zonas tratadas y permite trabajar la totalidad del cuerpo (senos, abductores, piernas, brazos, glúteos, abdomen, cartucheras). El número de sesiones necesarias depende del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo.

Los efectos secundarios de la radiofrecuencia son:

  • - Transitorios enrojecimientos tras la sesión.

El tratamiento con radiofrecuencia está contraindicado en:

  • - Embarazo y lactancia.
  • - Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores o cardioversores.
  • - Cardiopatías graves.
  • - Alteraciones de la coagulación.
  • - Enfermedades del tejido conectivo y neuromuscular.
  • - Cáncer.
  • - Implantes recientes de colágeno.