MARIA DEL CARMEN EXTREMERA

extremera

Me llamo Ma Carmen. En diciembre del 2004 empecé con el régimen porque me sobraban unos 40 kilos, me encontraba muy mal, me dolían las piernas y la verdad que todavía soy joven. tengo 36 annos y el cambio que he dado ha sido de 180 grados, he mejorado mi aspecto y mi agilidad.

He probado muchas DIETAS, pero esta ha sido la más efectiva porque con ella no me he puesto de mal humor, con las otras dietas amargaba la existencia a todo el que estaba a mi lado: a mis hijas las regañaba por nanda, con mi marido discutía por cualquier tontería, todo venía de la dieta que estuviera haciendo, siempre estaba irritable.

Pero con esta DIETA me he encontrado mu bien, pues lo más importante de ella es que adelgazas comiendo, a veces me la he saltado y la doctora me ha pegado la charla. Toda mi familia me animagba cuando me daban los bajones, pero ahora me siento muy feliz porque entro en las tiendas y puedo elegir la ropa que a mí me gusta, antes cuando entraba en una me miraban las dependientas como a un bicho raro, la verdad es que pasaba de la talla 56.

Ahora he padado a una talla 42 y me da mucha alegría y satisfacción poder vestirme a la moda.

Por eso yo anímo a la gente a hacer DIETA, primero por Salud, segundo poder mirarte al espejo y gustarte a tí misma, luego por el gusto de meterte en cualquier vestido o lo que te guste y no ver la cara de la gente cuando te mira y dice: "con lo joven que es y lo gorda que esta ¡que pena!, no es fea pero esta tan gorda..." ahora ya puedo decir PRUEBA SUPERADA.

Lo mejor que he hecho en este año es haber adelgazado, me gusta verme en el espejo, mis carnes han vuelto a su sitio, con un poco de ayuda de masajes reafirmantes que me ayudaron a perder 7 cm más.

Sólo me queda deciros que lo intentéis por gusto de entrar en tallas mas pequenas y poder encontraros mejor, quiero dar las gracias a mi doctora preferida aunque sea un poco severa es por nuestro bien. Dra Yeney de la clínica de Nutrición y estética SBELTA.

Un saludo para el que lea esta carta de una gorda que consiguió volver a ser flaca y es muy feliz. Sólo me queda deciros:

PRUEBA SUPERADA!